ECOEMBESElmundonecesitaungiro
ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
CentroDeportivoTitanesBahiasuR
ClnicaVeterinariaAlhama
LunaPeluquerayEsttica
LaEnergaenMovimiento
ElTarotdeVernica
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Si te gusta la cocina oriental, te gustará este postre que nos ha traído la globalización como es el caso del sushi, al que ya estamos acostumbrados a verlo en muchos supermercados y restaurantes.

Los mochi son pasteles de harina de arroz tradicionales. Este postre japonés tan especial data aproximadamente del siglo VIII, cuando queda reflejado por primera vez en los escritos del país nipón. En el siglo X los mochi se usaban como ofrendas imperiales en las ceremonias religiosas. Varias teorías explican que deriva del verbo ‘motsu’, que se traduce por ‘sostener’, parece que los agricultores japoneses comían mochi en los días fríos del invierno para aumentar su resistencia; al igual que los samuráis que también llevaban consigo estos dulces.

Todavía se sigue celebrando en Japón la mítica ceremonia para la elaboración de la masa del mochi japonés. Conocida como Mochitsuki, tiene lugar en la celebración del año nuevo japonés, y significa literalmente ‘machacar arroz’.

En Japón existen una gran variedad de tipos de mochi diferentes según el sabor. A pesar de estar considerado como un postre, en realidad no es demasiado dulce, y se puede consumir acompañado de otros platos salados. En Japón es típico tomarlo con el té, aunque también con fideos tipo udon, con verduras o con sopas agridulces.

Ingredientes

  • 450 g harina de arroz
  • 400 ml agua
  • 1 cucharada azúcar o edulcorante
  • Almidón de patata o maizena
  • Colorante alimentario (opcional)

Elaboración

Comenzamos mezclando bien la harina y el azúcar en un bol grande. Removemos hasta que estén bien integrados ambos ingredientes. Ahora vamos añadiendo poco a poco el agua mientras removemos la masa. Tiene que quedar bien húmeda, mezclando de manera homogénea con las manos.

Tapamos la mezcla con papel film, y calentamos en el microondas durante 2 minutos a potencia elevada. La mezcla irá cogiendo un poco de textura mientras se calienta. Sacamos del microondas y seguimos removiendo bien, amasando enérgicamente. Notaremos entonces que la masa se vuelve cada vez más dura y elástica.

Volvemos a cubrir el bol con papel film transparente y metemos de nuevo en el microondas otros dos minutos. Sacamos y amasamos de nuevo, repitiendo el proceso hasta que veamos que la superficie de la masa se vuelve brillante. Este es el punto exacto que debemos lograr para que la masa este lo suficientemente elástica.

Usamos ahora un mortero, poniendo la masa en él para machacarlo poco a poco. Añadimos un poco de almidón de patata o maicena para evitar que la masa se pegue, haciendo la masa más suave. Usamos el mazo del mortero para machacar, hasta que la masa esté suave y bien integrada.

Seguimos trabajando la masa con las manos, dándole vueltas y amasándola hasta lograr una textura de mochi perfecta. Si lo deseamos, podemos añadir colorante a la masa, mezclando bien para que el color quede homogéneo.

La clave para lograr una masa elástica perfecta es usar harina de arroz glutinosa, aunque también la podemos hacer con la normal como en esta ocasión. Este tipo de harina se puede encontrar en supermercado asiáticos especiales, por Internet y en cada vez más tiendas de alimentación, su precio es bastante económico.

Dividimos la masa en 14 o 15 partes del mismo tamaño, haciendo bolitas y aplanándolas para poner el relleno en el centro. Añadimos ahora el relleno deseado (chocolate, helado, mermelada, crema pastelera, frutos secos, fruta…) y cerramos la masa haciendo una bola perfecta.

El relleno más tradicional en Japón es el anko, o pasta de judía roja azuki. También puedes hacerlo en casa fácilmente, mezclando judías rojas cocidas (alubias) con azúcar, triturando y haciendo una pasta.

Trabajamos las bolitas sobre una superficie espolvoreada con almidón de patata o maizena, de manera que el exterior quede cubierto por una fina capa de este ingrediente al terminar de hacer las bolitas. ¡Deliciosas!

PARA MÁS RECETAS COMO ESTA, ENTRA EN NUESTRA SECCIÓN DE GASTRONOMÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *