ECOEMBESElmundonecesitaungiro
ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
CentroDeportivoTitanesBahiasuR
ClnicaVeterinariaAlhama
LunaPeluquerayEsttica
LaEnergaenMovimiento
ElTarotdeVernica
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Las personas somos seres sociales, necesitamos a los demás para poder sobrevivir. Las Habilidades Sociales (HHSS) nos ayudan a que nuestra comunicación pueda ser eficaz y nuestras relaciones con los demás más sanas y satisfactorias. En caso contrario, si tenemos unas Habilidades Sociales inadecuadas, las relaciones pueden llegar a ser fuente de malestar y estrés.

Estas habilidades son el conjunto de conductas, actitudes, pensamientos y emociones que tiene una persona cuando interacciona con otros. Van desde las más básicas, como saber iniciar, mantener y finalizar una conversación o saber formular preguntas, hasta las más avanzadas, como la resolución de conflictos o la toma de decisiones. También pueden variar según la cultura, el momento histórico e incluso según el momento concreto en el que nos encontremos.

Son tan importantes para nuestra supervivencia y nuestra adaptación que empiezan a desarrollarse desde los primeros meses de vida y están presentes en todas las etapas del desarrollo. Podemos aprender las HHSS a través de la experiencia, de la observación y con el aprendizaje verbal. Por tanto, los padres, las figuras de apego y los educadores tienen un papel primordial en su desarrollo.

Unas adecuadas Habilidades Sociales influyen de manera positiva en nuestro bienestar, en nuestra calidad de vida y en la autoestima y satisfacción vital, ya que a través de ellas podremos defender nuestras opiniones, nuestras necesidades y expresarnos emocionalmente.

Por otro lado, carecer de Habilidades Sociales, o que sean inadecuadas, produce diversas emociones desagradables y son un factor de riesgo para el desarrollo de la ansiedad y la depresión, al tener la sensación de no poder controlar nuestra relación con el entorno.

Hay que tener en cuenta que podemos disponer de unas buenas Habilidades Sociales en ciertos contextos y no en otros. Por ejemplo, podemos tener unas buenas Habilidades Sociales en nuestro trabajo pero no en una relación de pareja.

Por supuesto, al ser conductas aprendidas y con el trabajo adecuado, estas habilidades se pueden mejorar. Para esto debemos conocer qué Habilidades Sociales poseemos y cuáles no o aquellas que queremos mejorar, todo esto con el fin de favorecer nuestras relaciones, favorecer nuestro desarrollo personal y adaptarnos de manera más eficaz a las diferentes situaciones que se nos presenten.

Nisara Psicología. Gabinete de psicología.

Más artículos de psicología aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *