ECOEMBESElmundonecesitaungiro
ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
CentroDeportivoTitanesBahiasuR
ClnicaVeterinariaAlhama
LunaPeluquerayEsttica
LaEnergaenMovimiento
ElTarotdeVernica
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Dicen que el paisaje más parecido a la Luna podemos verlo reflejado en los Barrancos de Gebas, en el centro de la Región de Murcia entre los municipios de Alhama de Murcia y Librilla.

Este espacio natural protegido sorprende por sus colores, sus formas, sus contrastes, su naturaleza y su historia. Este precioso lugar cuenta además con el telón de fondo de las aguas del embalse de Algeciras.

Los Barrancos de Gebas es uno de los rincones de la Región con más contrastes ambientales del sureste peninsular. Desde su vecino bosque de Sierra Espuña, a un paisaje subdesértico como el de la pedanía alhameña de Gebas.

En este espacio además, alberga comunidades de fauna y flora muy interesantes por sus adaptaciones para vivir en unas condiciones muy difíciles como la escasez de lluvias y alta insolación.

Debido a todas estas magníficas caraterísticas, los Barrancos de Gebas fueron declarados en 1995 Paisaje Protegido. Además, su alto valor geológico y geomorfológico representa uno de los mejores ejemplos de badlands (un tipo de paisaje de características áridas y de litología rica en lutitas, extensamente erosionado por el agua y el viento, debido a la falta de vegetación) de la Región de Murcia, lo que ha motivado su catalogación como Lugar de Interés Geológico (LIG).

Barrancos de Gebas. Año 1998

Un poco de historia

La historia geológica de este lugar comienza hace unos diez millones de años, cuando Sierra Espuña era una isla y los sedimentos resultantes de su erosión se depositaban en el fondo del mar. Tras la retirada del mar hace unos seis o siete millones de años, ese antiguo fondo marino comenzó a erosionarse. Desde entonces, diferentes reajustes tectónicos, periódicas lluvias torrenciales y malas prácticas agrarias por parte del ser humano han terminado de crear esta maravilla natural. Los procesos geológicos han moldeado la roca a su capricho, permitiéndonos contemplar preciosas esculturas geomorfológicas como cárcavas, estratos de yeso, chimeneas de hadas y pipings.

Este paisaje no siempre ha sido así. Antiguamente, en lo que hoy es el fondo del Embalse de Algeciras, existía un núcleo rural cercano a las actuales casas de Los Zancarrones que a día de hoy se encuentra sumergido por las aguas de este embalse construido en 1995.

¿Cómo llegar?

Existe un mirador señalizado con paneles interpretativos, desde donde poder admirar la práctica totalidad del Paisaje Protegido. Se puede acceder en vehículos a motor hasta el mismo mirador, ya que dispone de un aparcamiento con una capacidad aproximada de dos autobuses y quince coches, o de 25 coches.

Además, en el cercano Parque Regional de Sierra Espuña, se encuentra el Centro de Visitantes y Gestión “Ricardo Codorniú”, en donde se pueden conocer los principales valores naturales.

¿Qué ver?

Entre los atractivos del espacio natural destacan las esculturas geomorfológicas, una flora y una fauna que sobreviven a las condiciones extremas, el embalse de Algeciras y la cercana pedanía de Gebas (que le da nombre al paisaje).

El mejor modo de descubrir este lugar es disfrutando del paisaje desde sus miradores acondicionados y senderos habilitados, apreciando sus colores en las distintas horas del día y las distintas estaciones del año, oliendo sus aromas y escuchando sus sonidos.

Sigue nuestro viaje virtual por los rincones de la Región de Murcia aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *