ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
ElChicharra
AsesoraExtranjeraFernndez
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Ana Serrano es una locutora, voice over y actriz de doblaje. Estudió esta disciplina artística en el año 2004 en Madrid, con Salvador Arias y posteriormente con Fernando Acaso. Trabajó durante algunos años en diversos estudios de la capital española como Tecnisón, Exa o los antiguos Abaira, principalmente en series de televisión (Cómo conocí a vuestra madre, Caso Abierto, Médium, Miénteme o Big Love son algunas de ellas).

En 2010 regresó a Murcia y estudió Periodismo en la UCAM, graduándose en 2014; este mismo año retoma el trabajo con el micro y el atril desde su Home Studio, pero esta vez en un formato que colma todos los canales de televisión: el reallity.

En 2013 comenzó a impartir de manera ocasional talleres de doblaje en colaboración con un estudio, pero su evolución continuó, así que decidió abrir su propia escuela de Doblaje en Murcia, en la que lleva dando clases desde 2015.

En 2016 comenzó a colaborar con la Asociación de Recreadores Históricos CÓDEX BÉLIX, siendo la voz que narra los eventos que la asociación organiza todos los años en diferentes puntos de España.

En la actualidad, continúa dedicándose profesionalmente a la locución y doblaje, que compagina impartiendo clases en su propia academia ‘Escuela de Doblaje Ana Serrano’ ubicada en Alhama de Murcia.

Te dedicas a una profesión que podríamos señalar como ‘atípica’, cuéntanos cómo surgieron tus comienzos y cómo describirías esta profesión.

Ya la has descrito tú, es atípica. En cuanto a mis comienzos, fueron a finales de 2005, en el rodaje de un corto conocí a una actriz que era vecina de un director de doblaje y le dije que yo estaba aprendiendo esa disciplina en Madrid y me dijo “le preguntaré a ver si hace pruebas y te paso su número para que le llames”; me lo dio, le llamé y me hizo una prueba, le gustó y me dijo que quería que otro compañero suyo me hiciera otra, me la hizo y en quince días empezaron a convocarme para trabajar con ellos y comencé en series de televisión.

Tu trayectoria comenzó además como locutora de radio, y años después de dedicarte a actriz de doblaje, decidiste estudiar periodismo, ¿es otra de tus pasiones?

No tan pasional como el doblaje, pero me gustaba mucho y además tenía una asignatura pendiente con la universidad – fíjate qué asociación más tonta – pero ahí estaba, como en letargo. Cuando apareció el Plan Bolonia no me lo pensé, me matriculé con 40 años a estudiar Periodismo con críos de 19 que estaban al tanto de nuevas tecnologías y redes sociales y yo no sabía ni lo que era un blog, ni Twitter ni nada, así que imagínate… pero cuatro años después conseguí graduarme.

Cuando tienes que doblar a un nuevo personaje, ¿qué preparación previa necesitas y cuáles son las mayores dificultades a las que te enfrentas?

Madre mía, preparación previa ninguna. Eso era antes, cuando los plazos de entrega eran otros y te daba tiempo a hacerle una funda de ganchillo al Acueducto de Segovia. Trabajo con un estudio que me encarga doblajes con un margen de 24 horas, aunque sea un protagonista; otros me dan de plazo como mucho una semana, pero siempre entrego los trabajos antes, nunca apuro, por si acaso se complican las cosas (se va la luz, se estropea el ordenador, me estropeo yo…).

Imaginamos que conocer al actor te hará conectar más, aunque a veces será complicado. ¿Con qué frecuencia tienes la oportunidad de conocer a los actores que doblas o a cuál de ellos te gustaría conocer?

Eso de conectar está muy chulo cuando eres la voz fija de alguien, pero no es mi caso. Solo he repetido con la historiadora británica Bettany Hughes y un compañero me animó a que le dijera algo por Twitter pero soy muy pava para esas cosas así que lo dejé estar. Igual si alguna vez me la encuentro le diré que aprendo mucho con sus documentales.

En estos momentos se emite en televisión una exitosa serie turca ‘Tierra Amarga’ en la que doblas a unos de sus personajes, seguro que la pregunta que más gente te hace es que a qué personajes has doblado o con quién has trabajado, ¿nos lo cuentas a nosotros también?

Estoy alucinando con los índices de audiencia que tiene la serie, la verdad es que está muy bien contada, la caracterización de sus personajes, los frentes que tienen abiertos, la ambientación, sonorización… son una pasada. Cuando me llegó el guión lo primero que hice (bueno, lo hago siempre que entro en el reparto de lo que sea), es buscar en Internet cómo ha funcionado en otros países y esta serie estaba por las nubes allá donde se había estrenado. Mi personaje es Berika, la presidenta de la asociación de mujeres y también doblo a personajes ocasionales. Personajes conocidos de ficción, no he doblado a ninguno, pero reales, a Grace Jones, en un documental de dos horas sobre su vida que se estrenó el día de su cumpleaños. He trabajado con el actor de doblaje de Flanders (Los Simpsom), que era mi marido en una serie y me parecía alucinante escucharlo a mi lado en el atril. También he compartido sala con el protagonista de “Cómo conocí a vuestra madre” y el año pasado Luisa Ezquerra, Lois, de “Padre de familia” me dirigió en una serie policíaca.

¿A qué personaje te encantaría doblar y por qué?

A una protagonista en una serie de ficción y ver cómo el personaje va tomando cosas del actor de doblaje y viceversa, no sé, es una cosa muy friki; cuando doblé a la historiadora inglesa le di al doblaje entonaciones mías cotidianas.

Pronto abrirás de nuevo las puertas de tu Escuela de Doblaje en Alhama. ¿Qué cualidades crees que necesita una persona para dedicarse al arte del doblaje o realmente cualquiera que se lo proponga puede desarrollarse en este mundo?

Sí, en septiembre comienzo a trabajar con el equipo de Neuroeduca, que abrirán a principios de este mes un nuevo local y se pusieron en contacto conmigo para dar talleres a alumnos con necesidades educativas especiales. Cristina conoce de cerca mis clases y vio que había para estos alumnos muchas cualidades asociadas al aprendizaje del doblaje así que me lo propuso y acepté encantada. Además de esos talleres específicos, hay horarios de mañana y tarde para todas las personas interesadas en aprenderlo. En cuanto a las cualidades, no hace falta una voz bonita, cuando viene alguien y me dice “es que me han dicho que tengo una voz blablabla…” paso, de verdad que paso porque esa persona viene con el ego chungo y no le voy a enseñar nada. Si esa persona viene con ilusión y ganas, genial, porque va a disfrutar mucho. La voz no es bonita o fea, la voz comunica o no comunica, te llega o no. Lo de desarrollarse en este campo, si eres bueno, no te falta trabajo, tengo a dos antiguos alumnos trabajando desde hace tiempo en estudios de Valencia y Madrid y estoy muy orgullosa de ellos. Hay que tener paciencia porque esto es una carrera de fondo.

Sabemos de buena tinta que tienes un gran sentido del humor al que recurres a menudo en los cursos que impartes, ¿podrías contarnos algún momento gracioso durante un doblaje tuyo o con alumnos?

Para mí el humor es imprescindible, es un paracetamol mental que me acompaña desde que tengo uso de razón y en clase lo uso siempre que veo al alumno agobiado, el doblaje es difícil al principio porque hay que estar pendiente de muchas cosas a la vez y se agobian, así que me pongo a explicarles la técnica con analogías absurdas y se relajan; en cuanto a mí, en una de mis primeras convocatorias trabajé en la serie Big Love, que narra la historia de una familia de mormones. Cuando estábamos grabando un ambiente de cumpleaños – los ambientes los improvisamos – dije “Peter, qué bueno que está el ponche” y el director ordenó parar y empezar de nuevo porque me dijo que los mormones no beben alcohol. Todos me miraron como las vacas al tren y yo quería que me tragara la tierra pero pensaba “¿y yo qué sé lo que beben los mormones?”

También te dedicas a la locución publicitaria ¿Qué diferencias hay entre locutar un spot o doblar una serie de tv o película?; ¿En qué anuncios has trabajado recientemente?

Publicidad he hecho desde el principio, regional y para otras comunidades autónomas, pero nacional no había hecho nunca y me hacía mucha ilusión tocar ese palo. Hace unos meses me llamó una agencia para pedirme una demo para la nueva campaña de Kijimea Pro, la mandé y me seleccionaron para uno de los anuncios. Doblo el de la señora mayor que sale sentada en un sofá acariciando un gato. Y las diferencias entre las distintas locuciones, realmente es que todo es interpretación, incluso cuando te piden no interpretar, tienes que interpretar que no estás interpretando; muchas veces me han preguntado por talleres de locución publicitaria y yo solo enseño doblaje, porque sabiendo doblaje sabes hacer de todo, es decir, con esta disciplina artística aprendes a sacar todos los matices a tu voz, por lo que cuando te pidan otra cosa a fin de cuentas siempre son emociones a distintos niveles: alegría cuando anuncias rebajas, épica en un video corporativo, etc.

¿Es difícil vivir del doblaje?

Cuesta mucho empezar, que te vayan conociendo y como dije antes, es una carrera de fondo, pero sí, sí se puede.

Entra aquí para ver más entrevistas como esta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *