ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
ElChicharra
AsesoraExtranjeraFernndez
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Los arancinis son bolas de arroz y queso rebozadas y fritas, típicas de la cocina italiana, y en concreto de la región de Sicilia. Un plato tradicional de la gastronomía italiana, siendo muy típicos en la ciudad de Mesina, donde seguramente surgieron. Son muy apreciados en Italia aunque poco conocidos fuera de sus fronteras. Estas croquetas tienen su origen en los platos que se preparaban en la isla en torno al siglo X durante la ocupación otomana.  Se supone que el tamaño de los arancinis es como el de una naranja (arancia) de ahí su nombre, pero se pueden hacer un poco más pequeñas.

Ingredientes:

3/4 taza de arroz

1/2 taza de queso parmesano

3 huevos

Queso mozzarella o queso cremoso

Pan rallado

Aceite de oliva para freír

Guisantes congelados (opcional)

Perejil picado (opcional)

Salsa boloñesa (opcional)

Elaboración:

Cocemos el arroz en agua con sal, le podemos añadir azafrán o colorante si queremos darle color, o dejamos el arroz blanco. Lo dejamos cocer más de lo normal, para que nos quede un poco más hecho sin llegar a estar pasado, debe quedar un poco pegajoso.

Nos ayudamos con un escurridor para eliminar el agua y ponemos el arroz de nuevo en la cazuela ya vacía. Añadimos un huevo, los guisantes congelados, el perejil picado y el queso parmesano rallado. Mezclamos todo bien con una cuchara y metemos en la nevera durante mínimo 2 horas.

Una vez pasadas las dos horas como mínimo, el arroz se habrá enfriado y se quedará pegado más fácilmente. Cogemos bastante arroz y lo apretamos con las manos para que quede bien compactado. Le damos  forma de cuenco y le echamos un trozo de mozzarella fresca o mozzarella rallada, y si queremos un poquito de salsa boloñesa. Cogemos más arroz y lo colocamos encima haciendo una bola.

Rebozamos la bola como si fuera una croqueta, primero en huevo batido y luego en pan rallado. Luego los freímos hasta que estén dorados. Otra opción más ligera es dorarlos en el horno.  El queso quedará derretido en el centro y riquísimo.  También podemos experimentar con el relleno incorporando verduras, jamón…Dale tu toque personal!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *