ECOEMBESElmundonecesitaungiro
ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
CentroDeportivoTitanesBahiasuR
ClnicaVeterinariaAlhama
LunaPeluquerayEsttica
LaEnergaenMovimiento
ElTarotdeVernica
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Los scones son típicos de repostería inglesa que habitualmente se toman en el desayuno y en la merienda, se preparan en menos de 15 minutos y son acompañantes perfectos para el té o el café.

Estos bollos tibios con un aspecto harinoso suelen ser el centro del té de las 5 tradicional de Reino Unido. Partidos por la mitad y acompañados de cualquier mermelada y una crema espesa o mantequilla. Dependiendo del lugar donde se preparen existe la diferencia de si se unta primero la mermelada o la mantequilla/crema espesa, o al contrario.

No es un bollo muy dulce y aunque normalmente se sirve para el momento dulce del día,  también existen versiones saladas como los soda scones, los tattie scones, o los griddle scones fritos.

El scone es originario de Escocia, aunque se suele tomar en todo el Reino Unido en la hora del té. Tradicionalmente son redondos pero existe la versión triangular, llamada bannock que es quizás el antepasado de este panecillo o bollo. Se suelen servir templados, y además de prepararlos con harina de trigo, también se suelen preparar con la de centeno o avena.

Ingredientes:

2 tazas de harina

2 cucharadas de levadura

1 taza de mantequilla

1 cucharada de azúcar

1/2 taza de buttermilk o de leche

1 huevo

Sal

Opcional: pasas o arándanos

Elaboración:

En un bol mezclamos la harina con la levadura, una pizca de sal y el azúcar, e incorporamos la mantequilla. Trabajamos la masa con los dedos hasta que tenga un aspecto arenoso. Por otro lado,  mezclamos el buttermilk o la leche con el huevo batido.

Integramos esta mezcla con la mezcla de harina y amasamos ligeramente con las manos hasta convertir la masa en una bola que se desprenda de las paredes del bol, Añadimos si lo deseamos en este paso los arándanos o las pasas, y trabajamos hasta que se hayan integrado. Pasamos la masa a la encimera de la cocina que previamente hemos enharinado y formamos una bola.

Precalentamos el horno a 220º C. Con ayuda de un rodillo aplanamos la masa dejando un grosor de unos 2 cm. Preparamos una bandeja de horno con papel de hornear. Cortamos los scones con un molde de galletas o con un vaso grande y los ponemos en la bandeja del horno.

Horneamos los scones durante 12 minutos o hasta que estén ligeramente dorados por arriba. Sacamos del horno y pasamos a una rejilla hasta que se enfríen.

Una vez tibios, podemos acompañarlos con el té, con mantequilla y mermelada. ¡Te encantarán!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *