ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
ElChicharra
AsesoraExtranjeraFernndez
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

El apfelstrudel es un tipo de pastel originario de Imperio Austrohúngaro, típico del centro de Europa, y concretamente de Alemania. Existen distintas versiones y tradición en otros países como en la cocina austriaca, checa, húngara, rumana e italiana, pero sus orígenes podrían remontarse a antiguas recetas de las cocinas bizantina, armenia o turca. La palabra strudel significa ‘remolino’ en alemán y combina el sabor de los frutos secos con casi cualquier tipo de relleno, en este caso con fruta: Apfelstrudel o strudel de manzana.

Ingredientes:

Para la masa:

•               250 gr. harina de trigo de media fuerza

•               1 mediano huevo

•               100 ml agua

•               1 pizca sal

•               1 cucharada de aceite

•               También puedes  hacerlo con pasta brick, pasta filo, o masa de hojaldre ya preparada

Relleno:

•               4 manzanas de la variedad que más te gusten

•               Media taza de pasas hidratadas con agua o ron caliente

•               30 gr de nueces

•               2 cucharadas soperas de azúcar moreno

•               40 gr de mantequilla

•               Zumo de medio limón

•               Canela en polvo.

•               Azúcar glass (para decorar)

Elaboración:

En un recipiente ponemos la harina previamente tamizada. Cascamos 1 huevo de tamaño mediano. Añadimos el aceite, el agua templada y una pizca de sal. Removemos muy bien. Tapamos el recipiente y dejamos la masa en reposo 15 – 20 minutos.

Pelamos mientras las manzanas y les quitamos el corazón. Las partimos en dados pequeños. En una sartén antiadherente echamos la mitad de la mantequilla y ponemos el fuego a temperatura media. Dejamos que se derrita e incorporamos los trocitos de manzana, las pasas y el zumo de limón. Removemos bien y dejamos que la manzana se vaya quedando blandita, tardará unos 5 minutos.

Agregamos el azúcar moreno y una cucharadita de canela, revolvemos bien y a continuación añadimos un poquito de agua (1/4 de vaso). Removemos hasta que suelten el jugo y, luego, este jugo lo evaporamos, dejando que la manzana se caramelice durante 5 minutos más y añadimos las nueces troceadas. Reservamos y dejamos enfriar.

Precalentamos el horno durante 10 minutos a 200ºC. Introducimos el resto de la mantequilla en un vaso y éste en el microondas durante apenas 5-10 segundos, hasta que se derrita.

Ahora seguimos con la masa. La volcamos sobre la mesa y la amasamos. Es una masa con cuerpo pero a la vez es blandita. Asamos durante al menos 7 minutos. Con esta cantidad de masa salen 2 strudel del tamaño de la bandeja del horno tradicional. Dividimos la masa en dos trozos del mismo peso y hacemos las bolitas. Cogemos 2 trozos de plástico, los untamos con aceite, envolvemos dentro la masa y guardamos en la nevera durante 30 minutos.

Para estirar la masa cubre la mesa con un trozo de tela o con un mantel y pon encima un paño espolvoreado con harina. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa desde el centro hacia fuera. En el caso de utilizar una masa ya preparada,  sacamos una lámina de la pasta filo o de hojaldre y la extendemos directamente.

Pintamos ahora la masa con un poco de mantequilla. Colocamos parte del relleno de manzana encima dejando espacio a la izquierda y arriba y abajo para después poder enrollar sin problemas. Ahora doblamos la parte de la izquierda sobre el relleno. A continuación doblamos los bordes superior e inferior hacia dentro, encima del relleno. Seguimos enrollando hacia el lateral derecho toda la masa.

Pintamos los pastelitos ya cerrados por encima con un poco de mantequilla y dejamos en una bandeja forrada con papel de horno.

Introducimos la bandeja en el horno y horneamos durante 15-20 minutos (dependerá de tu horno y del tamaño de tus strudel). Están listos cuando se hayan dorado. Los sacamos del horno y déjalos reposar apenas 5 minutos, ya que se toman templados, aunque también los puedes tomar fríos. Espolvoreamos con canela y azúcar glas por encima. Podemos acompañar este delicioso postre alemán con helado o un poco de yogur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *