ECOEMBESElmundonecesitaungiro
ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
CentroDeportivoTitanesBahiasuR
ClnicaVeterinariaAlhama
LunaPeluquerayEsttica
LaEnergaenMovimiento
ElTarotdeVernica
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

Encuentra más artículo como estos en el Nº 30 de Revista Conecta. Descárgala gratis aquí.

El vino caliente especiado es una bebida típica de muchos países y, aunque es tradición beberla en Navidad, se consume durante todo el invierno. En Inglaterra se conoce como Mulled o Hot Wine, en Alemania como Glühwein y en los países escandinavos como Glögg con pequeñas diferencias en la elaboración entre ellos. Este vino caliente se puede acompañar tanto con alimentos salados como dulces.

Ingredientes

  • 1 botella de vino tinto
  • Azúcar moreno (según gusto – normalmente 100gr. es suficiente)
  • 2-4 semillas de cardamomo
  • 4-6 clavos
  • 2 estrellas de anís
  • 1-2 palitos de canela en rama
  • Una pizca de nuez moscada rallada
  • 1 corteza o rodajas de limón
  • 1 corteza o rodajas de naranja
  • 1 trozo de raíz de jengibre (opcional)

Elaboración

Preparar el vino caliente especiado de Navidad es muy sencillo. En una olla coloca las especias, con las pieles del limón y la naranja y el azúcar moreno a fuego lento. Deja que las especias y las pieles suelten los aromas y el azúcar se vaya caramelizando. Para que no se pegue, añade un chorrito de vino (lo justo para que cubra el azúcar).

Cuando el azúcar esté disuelto, añade el resto de vino y coloca a fuego lento durante media hora. Remover de forma más o menos constante. Es importante que el vino no llegue a hervir ya que el hervor desnaturaliza la mayoría de los sabores del vino. Y también puede ocasionar que no haya cierta emulsión entre los sabores agregados. En cualquier caso, una cosa resulta segura: cuando más tiempo se caliente, mayor cantidad de alcohol se evaporará, mientras que los gustos de caramelo y especias se intensificarán.

Comprueba el azúcar, por si se quiere más o menos dulce, retira del fuego y deja reposar. Para conservarlo, cuélalo y guarda en una botella. Sirve acompañado las cenas de Navidad o como postre para el acompañamiento de los dulces navideños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *