ElBuenSaborAlhamadeMurcia
OptilentAlhama
FundacinCavalli
VoltiRed
Nisara Psicología
InmaEstilistas
InmaGServices
TaTota2
Loza Hostelería
TotiBar1
ElChicharra
AsesoraExtranjeraFernndez
Asesoraguila1
AsesoraTribulex
ASBLavadero

¿Qué son?

El bullying es cualquier tipo de maltrato ya sea físico, verbal, social o psicológico, como empujones, golpes, insultos, miradas con desprecio, marginación o infravaloración, entre otras muchas.

Tiene tres características que lo definen: la intencionalidad, es decir el agresor o los agresores tienen la intención de hacer daño; la desigualdad, ya que el agresor se considera más fuerte que el agredido; y la periocidad, para considerar que hay bullying el acoso no tiene que ser algo puntual si no algo que se ha mantenido a lo largo del tiempo. Todas estas características producen en la victima sensación de inseguridad y miedo ante un nuevo ataque.

El ciber acoso tiene estas mismas características del bullying, pero en este caso el acoso se produce a través de la difusión de información dañina para la víctima a través de internet. Por ejemplo, mensajes amenazantes directos a la víctima, inventarse información falsa para desprestigiarla, difundir información privada, grabar una agresión y compartirla, etc.

La principal diferencia entre el bullying y el ciber acoso es que en el caso del ciber acoso muchas veces no se sabe quién es el agresor porque se esconde detrás de las redes sociales. Internet está en todos lados, por lo que la víctima no se siente segura en ningún lugar y las mentiras y las humillaciones llegan de manera incontrolable, más rápida y a más personas.

Diferencias de sexos

El acoso se puede dar tanto en niños como en niñas de distintas edades, pero está demostrado que los niños utilizan más los ataques físicos como forma de acoso y las niñas la exclusión social.

Cómo detectar un caso de bullying

Es algo complicado que la víctima lo diga directamente porque en muchas ocasiones siente vergüenza y culpa por lo que le está pasando. Por lo que podemos estar atentos a señales que indican que algo va mal como que el menor o la menor presenta lesiones, cambios bruscos en su manera de comportarse, deja de hacer cosas que antes le gustaban o que vuelve a casa con la ropa u otros objetos rotos, no quiere ir a clase o se inventa estar enfermo para no ir, por ejemplo.

Conductas ante el bullying

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el terminar con este problema es responsabilidad de toda la sociedad, ya que debemos ser ejemplo de conducta.

Si estamos ante un caso de acoso es importante que la víctima se sienta escuchada y comprendida, que sienta que le creemos y que nos preocupamos por ella, que conozcamos sus relaciones sociales y buscar ayuda profesional y del centro educativo. En el caso del ciber acoso se pueden poner ciertas normas en el hogar sobre el uso de las nuevas tecnologías, como un horario o que los aparatos electrónicos estén en una zona común de la casa.

También es importante enseñar a los menores a respetar los límites, gestionar las emociones, aprender a reconocer los errores y transmitir valores como la responsabilidad, entre otros.

Aunque todas estas pautas son necesarias para cualquier menor se haya confirmado que existe un caso de acoso o no.

Para más sobre psicología visita la web de Nisara Psicología

Extraído del nº 55 de Revista Conecta, descárgala GRATIS aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *